jueves, 17 de junio de 2010

CORAZON DERRETIDO



"He sido derramado como aguas, y todos mis huesos se descoyuntaron; mi corazon fue como cera, derritiendose enmedio de mis entrañas.

Como un tiesto se seco mi vigor, y mi lengua se pego a mi paladar, y me has puesto en el polvo de la muerte "

( Salmos 22 : 14- 15 )


Derramado como aguas !!

asi es la descripcion del alma angustiada, porque el corazon se derrite por dentro, la paz se ha marchado y la angustia hace cerco a nuestro alrededor.

Derramado como aguas se siente aquel que llego al limite de su capacidad, porque ya, ni el desierto le pertenece, y unicamente las serpientes y escorpiones han quedado a su lado.

Derramado como aguas viene el tiempo angustioso, no se puede detener, porque tambien se llevara parte de tu ser.

Esa dura prueba por la que estas pasando te derrite el fondo de tu alma. El Salmista lo vivio, asi lo describe claramente, y hasta su lengua se pego a su paladar, debido a tanto dolor y angustia.

Como se anhela en ese momento, aquellas aguas cristalinas que dan vida, pero ahora, no son esas aguas las que te visitan, sino que son las aguas que poco a poco te quitan la vida, porque estan llenas de una acumulacion de tormentos.

No se pueden evitar, es parte del proceso del cristiano, esa es la cruz que te corresponde en un momento de tu vida y de la mia, porque el camino a la gloria, esta precedido por el camino del calvario.

Todo galardon tiene antes, una etapa de sufrimiento.

Asi fue necesario que la redencion del hombre, tuviese el mas grande sufrimiento, el de Cristo en la Cruz.

Las aguas que ahora se derraman como fuertes azotes en tu vida, traen detras, la bendicion que jamas te has imaginado.

Aguanta !!

Aguanta un poco mas !!,

Dios esta contigo en ese pantano, Dios te fortalece cada dia, tus oraciones son respondidas a diario, y por esas razon puedes soportar cada dia, aunque sientas que sera el ultimo de tu vida, lo terminas vivo, duermes, y con todo el terror te despiertas para hacerle frente a la enorme cantidad de problemas, pero Dios esta contigo, ayudandote a soportar.

Esas corrientes terminaran, no son eternas, no te aniquilaran, y cuando terminen, seras una joya preciosa, pulida y brillante, todo sera distinto, ya no seran aguas de dolor, sino aguas de sustento, de amor, de provision y de abundancia, asi lo dice la Palabra de Dios :

" Comeran los humildes y seran saciados; alabaran a Jehova los que le buscan; vivira vuestro corazon para siempre "

( Salmos 22 : 26 )

domingo, 4 de abril de 2010

Lo que Necesitan los Niños




Los niños de hoy necesitan con desesperación padres que

…jueguen a tirar y agarrar la pelota, disfruten las reuniones de té o luchen porque el corazón de un niño está allí y partan a conquistarlo.

…rían hasta que les duela el vientre y las lágrimas caigan de sus ojos mientras en secreto crean profunda amistad y recuerdos que duren toda una vida.

…cometan errores pero considérenlos oportunidades maravillosas para aprender.

…coloquen en la agenda de su vida un concierto preescolar desafinado o un juego de pelota de niños de diez años, porque son de un infinito valor para aquellos que participan en ellos.

…amen en todo momento, porque el amor es un don dado libremente y no una recompensa por buenos servicios.

…escuchen mirando a los ojos y con ambos oídos, incluso cuando esto signifique arrodillarse sobre una rodilla.

…admitan cuando estén equivocados y trabajen para arreglar las cosas.

…escuchen de los necesitados y digan: ¡Hagamos algo para ayudarlos, ahora mismo! y activen un fuego incontrolable de generosidad y bondad.

…den el crédito a los demás y otorguen poder a los que impacten para que tengan éxito en todo lo que hagan.

…modelen el amor como acción, compromiso y verdad, incluso cuando duela porque crean que Dios puede obrar milagros aun en el corazón más duro.

…amen al Señor con todo su corazón, alma y mente, y sepan que el resto es solo detalles.

El corazón de cada niño late al ritmo del amor del padre.

Proverbios 22:6
Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Fuente: Historias de aliento para el corazón de un padre, Editorial Unilit

miércoles, 31 de marzo de 2010

La Muerte científica de JESÚS





A los 33 años Jesús fue condenado a muerte. La ‘’peor'’ muerte de la época. Sólo los peores criminales murieron como Jesús. Y con Jesús todavía fue peor, porque no todos los criminales condenados a aquel castigo recibieron clavos en sus miembros. Sí, fueron clavos… ¡y de los grandes! Cada uno tenía de 15 a 20 cm..,con una punta de 6 cm.. y el otro extremo puntiagudo.

Estos eran clavados en las muñecas y no en las manos como dicen.
En la muñeca, hay un tendón que llega a nuestro hombro, y cuando los clavos fueron martillados, ese tendón se rompió, obligando a Jesús a forzar todos los músculos de su espalda por tener sus muñecas clavadas para poder respirar porque perdía todo el aire de sus pulmones.

De esta forma era obligado a apoyarse en el clavo metido en sus pies que todavía era más grande que el de sus manos, porque clavaban los dos pies juntos.
Y como sus pies no aguantarían por mucho tiempo sin rasgarse también, Jesús era obligado a alternar ese ‘’ciclo’‘simplemente para lograr respirar.

Jesús aguantó esa situación por poco más de 3 horas. Sí, ¡más de 3 horas! Mucho tiempo, ¿verdad?

Algunos minutos antes de morir, Jesús ya no sangraba más. Sencillamente le salía agua de sus cortes y heridas.

Cuando lo imaginamos herido, imaginamos meras heridas, pero no, las de Él eran verdaderos agujeros, agujeros hechos en su cuerpo…
Él no tenía más sangre para sangrar, por lo tanto, le salía agua.

El cuerpo humano está compuesto de aproximadamente 3,5 litros de sangre (en un adulto). Jesús derramó 3,5 litros de sangre; tuvo tres clavos enormes metidos en sus miembros; una corona de espinas en su cabeza y además un soldado romano le clavó una lanza en su tórax.
Todo esto sin mencionar la humillación que pasó después de haber cargado su propia cruz por casi dos kilómetros, mientras la multitud le escupía el rostro y le tiraba piedras (la cruz pesaba cerca de 30 kilos, tan solo en la parte superior, en la que le clavaron sus manos).

Todo eso pasó Jesús, sólo para que tú tengas un libre acceso a Dios. Para que tengas todos tus pecados “lavados”. ¡Todos ellos sin excepción! No ignores esta situación. ¡ÉL MURIÓ POR TI!
Por ti que estás ahora leyendo este e-mail…No creas que Él murió por otros, por aquellos que van a la iglesia o por aquellos monjes, curas, pastores, obispos, etc…. ¡Él murió por ti!

En este momento, muchas personas están difundiendo muchos, chistes, pornografía, ocio, cosas con antivalores, en internet, pero son muy pocos los que propagan la realidad de nuestra existencia que es DIOS.

Las Siete Palabras





Citas Biblicas tomada de la version Reina-Valera 1960.

Jesus, nuestro hermano mayor, nuestro mesias, dijo 7 palabras mientras estaba colgado en la cruz, aun en su agonia, aun cuando el dolor lo consumia, tomo tiempo para regalarnos estas siete palabras.

Palabras que al estudiarlas cambiaron mi manera de ver la vida, mi manera de pensar, mi manera de vivir.

1. Padre, perdonalos, porque no saben lo que hacen.

Lucas 23

34 Y Jesus decia: Padre, perdonalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre si sus vestidos, echando suertes.

Olvida por un momento lo que se nos dice que debemos de hacer. Ponte en el lugar de Jesus.

¿Haz alguna vez sentido un dolor tan terrible que quisieras morirte para dejar de sentirlo? Si no conoces ese tipo de dolor, te puede ser dificil enterder lo que te dire a continuacion, pero si lo has experimentado, entonces me entenderas.

Una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. Desde un momento de tranquilidad todos podemos decir: es importante perdonar. Pero Jesus estaba siendo torturado en ese mismo momento.Y oro por las personas que le estaban causando el dolor!!!

Las personas que le hacian sufrir un dolor insufrible, eran las personas por las que el intercedia delante del Padre.

La historia de Jesus la podemos mirar como el que lee un libro de acontecimientos pasados y solo mirarlo desde lejos, o podemos vivir cada momento de los acontecimientos biblicos y ver asi la realidad de nuestro Senor y de nuestras vidas.

¿Que se me podria hacer a mi que sea tan terrible como lo que se le hizo a Jesus? Y si aun se me hiciese, yo soy pecador y me merezco las cosas malas que me pasen en la vida. Pero Jesus nunca peco, nunca le causo mal a nadie.

¿Que me puede impedir a mi que yo perdone?

Por eso te digo que estas palabras cambiaron mi vida.

Porque yo si creo que Jesus las dijo. Yo si creo que las dijo en el mismo momento de la agonia. Y sobre todo, yo si creo que su peticion fue genuina donde el realmente deseaba que Dios los perdonara.Es mas, su gozo aun en ese momento estaba en que el Padre los perdonase!

Lo que Jesus predico fue genuino. Cuando dijo orad por vuestros enemigos, era por que el mismo lo hacia y lo hace. Cuando dijo perdonad hasta setenta veces siete es porque el mismo cree en perdonar.

Es aqui donde esta mi seguridad en que no importa cuan miserable yo sea, el me sigue amando, y si mi arrepentimiento es de corazon el me sigue perdonando. Por la sencilla razon que ese es el, un Dios de perdon y de misericordia.

Hoy tengo paz que el me ha perdonado. Por Jesus decir esta palabra yo creo que Jesus de verdad vive cada palabra que predica.Mi seguridad en el no depende de mi palabra, depende de su palabra!

2. De cierto te digo que hoy estaras conmigo en el paraiso.

Lucas 23
43 Entonces Jesus le dijo: De cierto te digo que hoy estaras conmigo en el paraiso.

Siempre se nos habla del ladron bueno y del ladron malo que fueron crucificados con Jesus. Pero hay mas de esta historia.

Cuando los dos ladrones fueron crucificados con Jesus, uno a la derecha y el otro a la izquierda, los dos injuriaban al Senor, los dos se burlaban de el.

Mateo 27
38 Entonces crucificaron con el a dos ladrones, uno a la derecha, y otro a la izquierda.
44 Lo mismo le injuriaban tambien los ladrones que estaban crucificados con el.

Observa como dice aqui los ladrones.

Pero algo sucedio en el transcurso de esas amargas horas.Algo le dijo a uno de los ladrones que este Jesus no era un hombre cualquiera, algo le dijo a uno de los ladrones que este hombre era rey! Quizas pudo haber sido el letrero que pusieron sobre su cabeza:

Lucas 23
38 Habia tambien sobre el un titulo escrito con letras griegas, latinas y hebreas: ESTE ES EL REY DE LOS JUDIOS.

O quizas fue algo mas especifico, quizas fue algo en el mismo Jesus. Quizas fue el momento donde oro por sus transgresores, o quizas fue una mirada de amor.

¿Te recuerdas cuando Jesus te llamo?

Cuando yo por primera vez estube cerca de el, cuando por primera vez dejo de ser religion, dejo de ser tradicion y se convirtio en mi salvador personal, hubo algo que senti que es dificil de describir.Fue como cuando los discipulos lo volvieron a tener cerca, sabian que era el pues sus corazones ardian!

Lucas 24
31 Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas el se desaparecio de su vista.
32 Y se decian el uno al otro: ¿No ardia nuestro corazon en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abria las Escrituras?

Hay algo en Jesus que ningun otro hombre tiene. Hay un profundo amor que continuamente esta emanando.

¿Como hay personas que se pueden resistir?

¿Como se pudo resistir uno de los ladrones mientras el otro le reconocia como rey?

Acuerdate de mi cuando vengas en tu reino. Con estas palabras se atrevio aquel hombre hacer una oracion.Con estas palabras le reconocio como rey aun cuando su rostro estaba disfigurado y su corona era de espinas!

Oh, que momento tan grande!

Nosotros que necesitamos milagros para creer.

Nosotros que cuando solo una cosa nos va mal nos alejamos de la iglesia enseguida.

Por tan poco se desvanece nuestra fe. Pero este ladron le creyo sin pruebas, le creyo con tan solo mirarlo.

Todos podemos comenzar con un corazon duro, este ladron lo hizo asi. Pero tiene que haber algo en nosotros que se derrita a la presencia de Dios.

Y fijate cuan grande fue su recompensa, por cuanto le creyo a Jesus en la cruz y no en los milagros, este ladron, este insignificante hombre para la sociedad fue el primero en entrar con Jesus en el paraiso!!!

Vivo mi vida esperando ese dia cuando mi Jesus me lleve a mi nueva morada. No vivo con temor del manana pues ya mi Jesus ha preparado morada para mi. Ahora vivo tomando en cuanta cada minuto de mi presente, pues es un regalo maravilloso de parte de Dios. De mi futuro, mi Cristo se ocupara, nada me tengo que preocupar.

3. Mujer, he ahi tu hijo... He ahi tu madre.

Juan 19
26 Cuando vio Jesus a su madre, y al discipulo a quien el amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahi tu hijo.
27 Despues dijo al discipulo: He ahi tu madre. Y desde aquella hora el discipulo la recibio en su casa.

La humanidad de Jesus queda marcada con esta palabra en una forma viva.

Cuanto amaba Jesus a su madre, que aun en la hora de su muerte y su agonia todavia se ocupa de ella, todavia la sigue protegiendo.

Que momento tan dificil para Maria, ver a su hijo clavado en la cruz. Seguro que su llanto no encontraba consuelo aun cuando ella habia dicho he qui la sierva del Senor. Admiro a nuestra hermana Maria por su entrega a Dios. Cuantos de nosotros no estamos dispuesto a sacrificar ni si quiera una hora de nuestro tiempo por el Senor y aqui nuestra hermana Maria estuvo dispuesta a soportar aun el dolor de ver a su hijo morir en una cruz sin haber cometido falta alguna.

Jesus sabe lo que es el dolor. El conoce lo que es el sufrimiento. Cuando tu te le acercas en oracion por una madre, por un hijo, por un ser amado, el sabe por lo que estas pasando. El no te abandona ni te ignora.

Justificado hubiera sido para Jesus concentrarse solo en su dolor. Pero no lo hizo asi. Sino que saco tiempo para ocuparse de su madre y de Juan. A Juan el mas joven de sus discipulos tampoco lo queria dejar solo.

Yo se que Jesus oye mis oraciones. Yo se que entiende mi dolor y estoy seguro que se ocupa de mi y no me deja solo.

Esta palabra me confirma que mis oraciones no se pierden en el aire. Esta palabra me anima a pasar tiempo con mi Salvador y me deja ver que el orar es una delicia, es un milagro extraordinario del cual Dios me hace participe.

4.¿Eli, Eli, lama sabactani?

Mateo 27
46 Cerca de la hora novena, Jesus clamo a gran voz, diciendo: ¿Eli, Eli, lama sabactani? Esto es: ¿Dios mio, Dios mio, por que me has desamparado?

Muchas veces me pregunte, ¿ por que Dios abandono a su hijo?

Cuando la gente oyo a Jesus decir estas palabras, pensarian que estaba pidiendole ayuda a Jehova. O tal vez los eruditos, los estudiantes de las Sagradas Escrituras, pensarian que estaba recitando el salmo 22.

Asi tambien puede ser que muchos hoy dia al leer estas palabras solo lo tomen como una senal del dolor que Cristo paso.

Pero es mucho mas que una simple senal de su dolor.

La Biblia nos dice:

Mateo 27
45 Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.

La hora sexta es el medio dia para nosotros y la hora novena son las tres de la tarde. Este es el tiempo cuando mas fuerte brilla el sol. Pero aquel viernes fue diferente. Todas las tinieblas del infierno se levantaron en contra de Jesus, todo el pecado del mundo fue puesto sobre el. El que nunca habia conocido pecado se hizo pecado por nuestra culpa.

2 Corintios 5
21 Al que no conocio pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuesemos hechos justicia de Dios en el.

Tu pecado y el mio fueron sobre el. Tu y yo debimos de haber muerto en aquella cruz, no Jesus, pero el tomo nuestro lugar.

El Espiritu de Dios se tuvo que separar de Cristo para que el pecado se pudiera venir sobre el, y asi quizo el Senor que quedase constancia de tan gran sacrificio y de tan gran momento cuando el toma nuestro lugar!

¿Dios mio, Dios mio, por que me has desamparado?

Aqui no queda duda, el mismo Espiritu Santo se habia separado de el, Jesus Hombre vencia el pecado.

No solo sufrio nuestro Salvador la agonia fisica pero tambien tuvo que sufrir la agonia espiritual.

5. Tengo sed.

Juan 19
28 Despues de esto, sabiendo Jesus que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed.

Aun hasta el dia de hoy, hay poder en la sangre que Cristo derramo.

La palabra tengo sed refleja que ya casi no quedaba liquido en su cuerpo. Daba hasta la ultima gota de su sangre por nosotros.

Dice la palabra que aun en el final una espada traspaso su costado, y asi Dios lo permitio por si aun quedaba algo mas que dar, asi su hijo lo daba TODO.

Juan 19
34 Pero uno de los soldados le abrio el costado con una lanza, y al instante salio sangre y agua.

Cuando el Senor te pide un sacrifico de tu parte para el, ¿como se lo puedes negar? El lo dio todo por nosotros sin escatimar nada.

Romanos 8
32 El que no escatimo ni a su propio Hijo, sino que lo entrego por todos nosotros, ¿como no nos dara tambien con el todas las cosas?

Senor poco soy para servirte, pero en lo que tu estimes que yo debo hacer, heme aqui mi rey.

Cuando sirvamos a Dios, no lo hagamos por gloria, ni prestigio, ni posiciones. Hagamoslo solo por amor y agradecimiento. Al final, solo el lo hace posible.

6. Consumado es.

Juan 19
30 Cuando Jesus hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entrego el espiritu.

Consumado es.

Consumado es.

Consumado es.

Quisiera decirlo mil veces.

Cuando el Senor dijo estas palabras, se conmovio el universo completo. Todos los demonios del infierno supieron que estaban vencidos.La muerte habia sido destruida, la victoria era total!!!

Nuestro Jesus vencio!!!

Nuestro Salvador gano la batalla!!!

Y junto con la siguiente palabra:

7. Padre, en tus manos encomiendo mi espiritu.

Lucas 23
46 Entonces Jesus, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espiritu. Y habiendo dicho esto, expiro.

La tierra se estremecio.Ni siquiera pudo contener a sus muertos!!!

Mateo 27
51 Y he aqui, el velo del templo se rasgo en dos, de arriba abajo; y la tierra temblo, y las rocas se partieron;
52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habian dormido, se levantaron;
53 y saliendo de los sepulcros, despues de la resurreccion de el, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.
54 El centurion, y los que estaban con el guardando a Jesus, visto el terremoto, y las cosas que habian sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente este era Hijo de Dios.

El velo se rasgo porque ya se habia acabado la separacion entre el hombre y Dios. Ahora ya yo no necesito que un sumo sacerdote interceda por mi, yo puedo venir por medio de Cristo directamente a mi Padre Celestial. Gloria a su nombre.

Fijate como el espiritu de Cristo va inmediatamente al Padre. Por eso le dijo al ladron arrepentido, hoy estaras conmigo en el paraiso. Lo que muere es el cuerpo no el espiritu.

Ahora se que cuando muera, no estare en una tumba fria, porque inmediatamente mi espiritu ira al Padre!

Gracias Padre por estas hermosas siete palabras.

Sangre de Cristo


¿Cuál es la vida cristiana normal? Hacemos bien, al comienzo, en considerar cuidadosamente este tema. El objeto de estos estudios es demostrar que es algo muy diferente de la vida del cristiano común. Verdaderamente una consideración de la palabra de Dios -del Sermón del Monte, por ejemplo- debería conducimos a preguntar si tal vida ha sido alguna vez vivida sobre la tierra, salvo únicamente por el Hijo de Dios mismo. Pero en esta última frase está precisamente la contestación a nuestra pregunta.

El apóstol Pablo nos da su definición de la vida cristiana normal en Gálatas 2:20: “Ya

no vivo yo, mas vive Cristo en mí”. He aquí su resumen de la vida cristiana: Ya no vivo más, sino Cristo vive su vida en mí. Solamente una respuesta tiene Dios para cada problema humano: su Hijo Cristo. En todo su proceder con nosotros, Él obra desplazándonos a nosotros y colocando a Cristo en nuestro lugar. El Hijo de Dios murió por nosotros para nuestro perdón. El vive por nosotros para nuestra liberación. Así que tenemos dos sustituciones: un Sustituto en la Cruz que asegura nuestro perdón, y un Sustituto en nosotros que asegura nuestra victoria.

Tomemos la carta a los Romanos como base al estudiar la vida cristiana normal, considerando nuestro tema desde el punto de vista experimental y práctico.

NUESTRO DOBLE PROBLEMA - PECADOS Y PECADO

Los primeros ocho capítulos de Romanos forman una unidad. En primer lugar será de ayuda destacar que ésta sección de Romanos se divide naturalmente en dos partes, y notar a la vez la sorprendente diferencia entre los temas de cada una de ellas. La primera termina en el verso 11 del capítulo 5 y la segunda en el fin del capítulo 8. La primera se dirige a los pecadores, y la segunda a los creyentes; y hay considerable diferencia entre las dos. Por ejemplo, en la primera sección se usa la palabra “pecados” repetidamente; en la segunda casi nunca. En la primara sección tenemos “pecados” en el plural; en la segunda tenemos “pecado” en singular. ¿Por qué es esto? Porque en la primera sección es cuestión de los pecados que he cometido ante Dios, que se pueden enumerar, mientras en la segunda es asunto del pecado como principio de vida en mÍ. No importa cuántos pecados cometo, es siempre el mismo principio de pecado que conduce a ellos. Lo primero necesita perdón, lo último liberación. Aunque alcance perdón por todos mis pecados, todavía por causa de mi condición de pecador no gozo de constante paz del alma.

Cuando al comienzo la luz divina penetra en mi corazón, mi único clamor es por perdón, porque reconozco que he cometido pecados a su vista; pero, una vez recibido el perdón de pecados, descubro algo nuevo, a saber, el pecado, y me doy cuenta que no sólo he cometido pecados delante de Dios sino que hay algo mal en mí. Hay una inclinación interior hacia el pecar, un poder que me lleva al pecado. Cuando ese poder me vence, cometo pecados. Puedo buscar y recibir perdón, pero luego peco de nuevo. Y así sigue la vida en un círculo vicioso, pecando y siendo perdonado, y volviendo a pecar. Aprecio el perdón divino, pero ansío algo más que eso: ¡Liberación! Necesitamos perdón por lo que hemos hecho, pero también necesitamos liberación de lo que somos.

EL REMEDIO DOBLE DE DIOS - LA SANGRE Y LA CRUZ

Así en estos primeros ocho capítulos de Romanos se nos presentan dos aspectos de la Salvación - Perdón de pecados y Liberación de pecado. Ahora debemos notar otra diferencia.

En la primera parte (3:25 y .5:9) se menciona la Sangre del Señor Jesús pero nunca la Cruz. En la segunda parte, en el versículo 6 del capítulo 6, se introduce un nuevo tema: el ser “crucificado” con Cristo. La enseñanza de la primera parte se centraliza en aquel aspecto de la obra del Señor

Jesús representado por “ la Sangre ” derramada para nuestra justificación por la “remisión de pecados”. Estos términos no se usan en la segunda sección, donde la enseñanza se centraliza ya en el aspecto de su obra representado por “ la Cruz ”, es decir, por nuestra unión con Cristo en su muerte, sepultura y resurrección. ¿Por qué esa distinción? Es que la Sangre trata con todo aquello que nosotros hemos hecho, mientras que la Cruz procede con lo que nosotros mismos somos. La Sangre es para expiación, y tiene que ver con nuestra posición ante Dios y nuestro sentido de pecado. La Sangre puede quitar, remitir mis pecados, pero queda el “viejo hombre”. Se necesita la Cruz para crucificarme a mí, el pecador.

EL PROBLEMA DE NUESTROS PECADOS

“Todos pecaron” (Ro. 3:23).

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aÚn pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su Sangre, por El seremos salvos de la ira” (Ro. 5:8-9).

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús; a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su Sangre, para manifestación de su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados” (Ro. 3 :24-25).

Comenzamos, pues, con la preciosa Sangre del Señor Jesucristo y su valor para nosotros en tratar con nuestros pecados y justificamos a la vista de Dios. Más adelante en nuestro estudio tendremos razón de mirar detenidamente a la verdadera naturaleza de la caída del hombre y el modo de recuperarse. Ahora recordaremos que, cuando vino el pecado, encontró expresión en un acto de desobediencia a Dios. Y debemos recordar que, siempre que esto ocurre, lo que inmediatamente sigue es la conciencia de culpa.

El pecado entra como desobediencia para crear una separación entre el hombre y Dios. El hombre es separado de Dios, quien ya no puede tener comunión con él, porque hay algo ahora que impide y es aquello que es bien conocido a través de las Escrituras bajo el título de “pecado”. Es Dios, en primer término, que dice “Todos están bajo pecado” (Ro. 3:9), entonces aquel pecado en el hombre, que en lo sucesivo constituye una barrera a su comunión con Dios, da lugar en él a un sentido de culpa, de alejamiento de Dios. Aquí es el hombre mismo quien, con la ayuda de su conciencia despierta, dice “He pecado” (Le. 15:18). Pero más aún, el pecado provee a Satanás su motivo de acusación ante Dios, mientras que nuestro sentido de culpa le da su motivo de acusación en nuestros corazones; así que, en tercer lugar, es “el acusador de los hermanos” (Ap. 12:10) que ahora dice “Tú has pecado”.

Por consiguiente, para redimimos y volvernos al propósito de Dios, el Señor Jesús debía hacer algo acerca de estas tres cuestiones: el pecado, la conciencia de culpa y la acusación satánica contra nosotros. En primer término, correspondía tratar con nuestros pecados y esto fue efectuado por la preciosa Sangre de Cristo. Luego ha de tratar nuestra culpa, tranquilizando nuestra conciencia culpable, por la demostración del valor de aquella Sangre; y el ataque del enemigo tiene que ser afrontado y sus acusaciones contestadas.

En las Escrituras la Sangre de Cristo aparece operando en tres maneras: hacia Dios, hacia el hombre y hacia Satanás. Por consiguiente, hay una necesidad absoluta de apropiar estos tres valores de la Sangre , si debemos seguir adelante. Miremos, pues, a estos tres asuntos más detenidamente.

LA SANGRE ES EN PRIMER TERMINO PARA DIOS

La Sangre es para expiación y tiene que ver primeramente con nuestra posición delante de Dios.

Necesitamos perdón por los pecados que hemos cometido, para que no caigamos bajo juicio; y son perdonados, no porque Dios pasa por alto lo que hemos hecho, sino porque El ve la Sangre. La Sangre, pues, no es primeramente para nosotros sino para Dios. Si quiero entender el valor de la Sangre debo aceptar la importancia que Dios le da, y si no conozco algo del valor atribuido a la Sangre por Dios, nunca sabré su valor para mí.

En el calendario del Antiguo Testamento, hay un día que tiene mucha importancia en el

asunto de nuestros pecados: el Día de Expiación. Ninguna cosa explica esta cuestión de pecados tan claramente como la descripción de aquel día. En Levítico 16 encontramos que en el Día de Expiación se llevaba la sangre de la ofrenda por pecado al Lugar Santísimo, y allí era esparcida ante el Señor siete veces. Esto debemos entenderlo muy claramente. En aquel día la ofrenda por el pecado fue presentada públicamente sobre el altar en el atrio del tabernáculo. Todo estaba a plena vista sobre el altar y podía ser visto por todos; pero el Señor mandó que ningún hombre entrara en el tabernáculo mismo aparte del sumo-sacerdote. Fue él solo quien tomó la sangre y, entrando en el Lugar Santísimo, la esparció allí para hacer expiación ante el Señor. ¿Por qué? Porque el sumo-sacerdote es una figura del Señor Jesús en su obra redentora (He. 9:11-12) y así en representación él era quien hacía la obra y ninguno, salvo él, podía ni siquiera acercarse para entrar. Aun más, agregado a su entrada, no había más que un solo acto, a saber, la presentación de la sangre a Dios como algo que El había aceptado, algo en que El podía hallar satisfacción. Fue una transacción entre el sumo-sacerdote y Dios en el Lugar Santísimo, lejos de los ojos de los hombres que habían de beneficiarse por ella. El Señor lo requería. La Sangre es, pues, en primer lugar, para El.

Ya anteriormente, en Éxodo 12 y 13, tenemos el derramamiento de la sangre del cordero pascual en Egipto para la redención de Israel. Esta, pienso, es una de las mejores figuras en el Antiguo Testamento, de nuestra redención. La sangre fue puesta sobre el dintel y en los postes de la puerta mientras que la carne del cordero se comió dentro de la casa; y Dios dijo: “Veré la sangre, y pasaré de vosotros”. He aquí otra ilustración del hecho de que no era propósito que la sangre fuese presentada a nosotros sino a Dios, porque la sangre fue puesta en el dintel y en los postes donde los que hacían fiesta dentro de la casa no la verían. Es la santidad de Dios, la justicia de Dios, que demanda que una vida sin pecado sea sacrificada en beneficio del hombre. Hay vida en la Sangre , y aquella Sangre ha de derramarse por mí, por mis pecados. Dios es el que requiere que sea así. Dios es aquel quien demanda que la Sangre sea presentada para satisfacer Su propia justicia y es El quien dice: “Veré la Sangre y pasaré de vosotros”. La Sangre de Cristo satisface perfectamente a Dios.

Tomado de:

La vida cristiana normal


viernes, 12 de febrero de 2010

Infidelidad o en Fidelidad




por Rev. Ritchie Pugliese

Nuestra sociedad opina que aquél que tiene una relación extramatrimonial es un verdadero amante y considera a ese tipo de relación como algo “saludable”.
Hoy encontramos cantidad de mujeres y varones seduciendo y a la vez siendo seducidos. La palabra acoso sexual más que nunca se ha transformado en una palabra de moda. ¿Qué es mejor? ¿La infidelidad o la vida matrimonial EN FIDELIDAD?.
Vivimos en un mundo carente de parámetros estables y creíbles donde a lo malo se lo llama bueno y recomendable.
Si usted mujer, desea vivir en infidelidad, sólo tiene que seguir la corriente de este mundo y hacia dónde va la mayoría, en cambio si desea vivir en fidelidad matrimonial sepa que tendrá que aprender a mantenerse libre de este lazo que ha triturado y desintegrado a miles de hogares en el mundo entero. Si usted varón, desea vivir en infidelidad, tiene un ancho camino por delante pero si desea ser de aquellos que viven en fidelidad matrimonial deberá tomar ciertas medidas de precaución.
Cuando hablamos de la vida matrimonial, debemos hablar de cosas prácticas. Por eso quiero darle a continuación algunos puntos importantes para tener en cuenta si es que deseamos mantener nuestra fidelidad al Señor y a nuestro cónyuge.
Primero veremos como evitar la infidelidad y luego trataremos qué hacer si usted ha sido seducido por este terrible mal que ha flagelado la vida matrimonial:

1. COMO EVITAR LA INFIDELIDAD MATRIMONIAL

Para comenzar debemos detectar los posibles lugares donde uno puede perder su fidelidad matrimonial. Los lugares de trabajo o las actividades en las cuales nos relacionamos con personas del sexo opuesto pueden ser los lugares donde, si nos descuidamos, podemos deslizarnos y perder nuestra integridad y fidelidad matrimonial. Por eso:

A. Evite el acercamiento exagerado hacia otra persona que no sea su propio cónyuge

Cuántas veces el esposo invierte más tiempo hablando con su secretaria o compañeras de trabajo que con su propia esposa, cuántas veces la mujer casada está más pendiente de lo que le dice su jefe en el trabajo que lo que habla con su propio marido.
Estas cosas inicialmente no son malas, ya que debemos aprender a tratar con el sexo opuesto y mantener nuestra santidad, pero si uno se descuida y cede pueden dar lugar a la infidelidad.
Mientras sea posible, hable con una persona del sexo opuesto con su cónyuge presente y hágalo en lugares abiertos donde toda la gente pueda verle. En su trabajo sepa poner la distancia decorosa entre usted y el resto de las personas del sexo opuesto. Como dice el dicho: “No sólo debo ser fiel sino también parecerlo”.

B. Evite estar a solas y en privado con otra persona que no sea su propio cónyuge

Esto ocurre a menudo en los lugares de trabajo cuando el jefe o la directora de la empresa convoca al empleado a su oficina para hablar de trabajo o tratar temas de interés de la empresa. Si uno se descuida ... cuando menos se lo imagina, termina envuelto en una relación ilícita. Esto no es una exageración sino algo que ocurre a menudo en la vida de aquellos que por descuido u otro factor se ven envueltos en situaciones nunca antes pensada.
Nunca olvide de tomar los recaudos necesarios para evitar enredarse en una situación de infidelidad y perder su integridad.

C. Evite responder las insinuaciones “subidas de tono” o propuestas que le formulen

Hay personas que debido a deseos e impulsos no controlados por Dios utilizan para con el sexo opuesto palabras “picantes” o “subidas de tono” con el fin de seducir a la otra persona. Quizás uno no pueda evitar recibir esas insinuaciones y palabras deshonestas, pero lo que sí podemos hacer en no responderlas ni aceptarlas en nuestro corazón. Muchas relaciones ilícitas comenzaron de este modo, con palabras que transmiten seducción y lujuria. Tratemos de mantenernos lejos de tales personas. Es preferible que esa persona se enoje con nosotros por no seguir su “juego” y no que usted se enrede en la inmoralidad y debilite su integridad. Evite relacionarse con personas que utilizan lenguaje liviano e inmoral y no imite sus malas palabras. Si lo hace, usted mismo contaminará su vida y vocabulario.

D. Evite relacionarse más profundamente con una persona del sexo opuesto, especialmente si se siente atraído sexualmente hacia ella

Aquí es donde debemos proceder con absoluta sinceridad y no mentirnos a nosotros mismos ni a Dios. todos sabemos cuando ciertas personas producen en nosotros una “atracción especial”. Aún como cristianos debemos movernos con cuidado y poner los muros de protección. Nuestra naturaleza humana todavía, si cedemos a sus deseos, quiere hacer de las suyas y hacernos caer de nuestra posición de santidad. La Biblia dice que huyamos de las pasiones, no que hagamos amistad con ellas (vea 2 Timoteo 2:22). Nunca olvide que si se queda quieto ante una tentación será seducido y derrotado. En cambio si quiere triunfar sobre ellas y mantener su santidad y fidelidad matrimonial ¡aprenda a huir y escapar de la situación!.

Estas situaciones que hemos mencionado pueden ocurrirle a usted dondequiera que vaya: Trabajo, iglesia, etc. ningún lugar físico puede impedir que caigamos en infidelidad.

Hay personas que piensan que en ciertos lugares “esto no puede ocurrir”. Manténganse alerta dondequiera que usted vaya. la única seguridad la encontrará obedeciendo los preceptos bíblicos y caminando tomado de la mano del Señor Jesucristo.
Ahora bien, veamos el próximo punto:

2. QUE HACER SI USTED HA SIDO SEDUCIDO Y HA CAÍDO EN INFIDELIDAD.

Si pone en práctica estos consejos, experimentará verdadera liberación de la culpa del pecado y retomará el camino hacia la fidelidad matrimonial:

A. Reconozca que la infidelidad es un pecado a los ojos de Dios y es una obra carnal (Lea Gálatas 5:19-21)

B. Confiese su pecado de infidelidad a Dios para que la Sangre de Cristo le limpie de toda maldad (Lea 1 Juan 1:9)

C. Pida al Espíritu Santo que le ayude en su debilidad y que le llene con Su Poder para vivir en fidelidad y de esa manera glorificar a Dios (lea Efesios 5:18-19)

D. Pídale a Dios que le quite la inclinación hacia la infidelidad y limpie su mente de toda cosa impura y perversa (lea 1 Juan 5:14-15)

E. Hable con su cónyuge, ábrale su corazón y confiésele si ha caído en infidelidad , si ha tenido tentaciones sexuales hacia otra persona, si ha dado lugar en su mente a pensamientos de infidelidad matrimonial

Hacer esto es muy difícil pero será necesario para demostrarle a su cónyuge que usted verdaderamente está arrepentido y desea cambiar. El saber que su cónyuge conoce su pecado le ayudará a usted a esforzarse para superarse y evitar volver a caer en cualquier grado de infidelidad.

F. Si usted ha sido la víctima de que su cónyuge haya cedido a la infidelidad, decida no guardarle rencor ni tomar represalias contra él. Ore al Señor para tener un corazón perdonador y póngase junto a él para ayudarle a salir de esa situación. Si usted, molesto y dolorido por sentirse traicionado se aleja de él, lo dejará abandonado y a merced del enemigo, el destructor de la fidelidad matrimonial

G. Si ambos son cristianos, oren juntos al Señor tomando autoridad sobre todo espíritu inmundo de infidelidad que haya invadido su matrimonio. Tome autoridad en el Nombre de Jesucristo y eche fuera toda actividad diabólica que haya infectado su matrimonio (Lea Santiago 4:7)

H. De ahora en más, viva alerta en todo tiempo tomando los recaudos antes mencionados y teniendo en cuenta el consejo de Pablo a Timoteo: “ten cuidado de ti mismo”

Vivir en fidelidad no es una alternativa sino una necesidad si realmente deseamos tener un matrimonio bendecido por Dios. Si tenemos a Jesucristo de nuestro lado y recibimos la ayuda del poderoso Espíritu Santo, la fidelidad en nuestra vida matrimonial será una realidad.

Para Reflexionar

Jenny pensó que sus padres no le darían
permiso para irse de fiesta con unos
amigos, de manera que les mintió y les
dijo que iba al cine con una compañera.

Aunque se sintió un poco mal porque no les dijo
la verdad, tampoco le dio muchas vueltas al
asunto y se dispuso a divertirse.

La pizza estuvo bien y la fiesta genial :
al final su amigo Pedro que ya estaba medio borracho, la
invito a dar un paseo, pero primero quiso dar una fumadita...
Jenny no podía creer que él estuviera fumando eso, pero
aún así subió al carro con él.

De repente Pedro comenzó a propasarse.
Eso no era lo que Jenny quería del todo.

"Tal vez mis padres tienen razón"
- pensó-;
"quizás soy muy joven para salir así. "
"¿Cómo pude ser tan tonta?"
"Por favor, Pedro
-dijo-
llévame a casa, no me quiero quedar".


Molesto, Pedro arrancó el carro y comenzó a conducir a toda
velocidad. Jenny, asustada, le rogó que fuera más despacio,
pero mientras más ella le suplicaba, más él pisaba el acelerador.

De repente, vio un gran resplandor. "Oh, Dios ayúdanos.

¡Vamos a chocar!
Ella recibió toda la fuerza del impacto, todo de repente se
puso negro. Semi-inconsciente, sintió que alguien la saco
del carro retorcido, y escucho voces:

¡llamen a la ambulancia!
"Estos jóvenes están en problemas".

Le pareció oír que había dos carros
involucrados en el choque.
Despertó en el hospital viendo caras tristes.
"Estuviste en un choque terrible",
- dijo alguien -

En medio de la confusión se enteró
de que Pedro estaba muerto.
A ella misma le dijeron "Jenny, hacemos todo lo que podemos, pero parece ser que te perderemos a ti también".

¿Y la gente del otro carro?
- Preguntó Jenny llorando -

"También murieron" le contestaron.

Jenny rezó: "Dios perdóname por lo que he hecho, yo
sólo quería una noche de diversión".

Y dirigiéndose a una de las enfermeras pidió:


"Por favor, dígale a la familia de los que iban en
el otro carro que me perdonen que yo quisiera
regresarles a sus seres queridos. Dígale a mi
mamá y a mi papá que lo siento, porque mentí, y
que me siento culpable porque varios hayan muerto.
Por favor enfermera, ¿Les podrá decir esto de mi parte?.

La enfermera se quedó callada, como una estatua.
Instantes después, Jenny murió.

Un hombre cuestionó entonces duramente a la enfermera:

"¿Porque no hizo lo posible para cumplir la
última voluntad de esa niña?"

La enfermera miró al hombre con ojos llenos de tristeza, y le dijo:


"Porque la gente en el otro carro eran su papá y su mamá que habían salido a buscarla".

Recordemos lo importante que significa el obedecer a nuestros padres.. nunca sabemos que pasara si no lo hacemos..

asi q Obedece y más a aun a nuestra Papito Dios..!!

Bendiciones..!!

CARTA DE ESPERANZA DESDE EL CIELO.



Dirigida a todas las mujeres que sufren todo tipo de atropellos y humillaciones, y que por la costumbre de aguantar, se callan creyendo que es normal vivir así, mas su rostro es fiel reflejo de su vida rota, de su angustia e impotencia.

Para todas vosotras, mujeres de carne y alma herida; para todas vosotras las que creés con toda razón que no hay salida a vuestras penas; hoy os traigo un mensaje de esperanza. “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?” Salmos 27:1

El mensaje, me lo trajo desde el cielo, un ángel una tarde que yo también moría de dolor, en mi soledad infinita. Una voz pequeña y dulce, me susurró al corazón roto: “¡Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti!” Isaias 60:1

¡Levántate! ¿Me pides a mi? ¿Pero cómo puedo levantarme y menos resplandecer, Señor? ¿No ves que me han vencido? ¡no tengo fuerzas ya! Respondí herida. “¡Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad”! 2 Corintios 12:9. Resonó en mis oídos, y una dulce calma tomó posesión de mi ser.

Me levanté obediente y pregunté temblando: Padre mío, ¿qué va a ser de mi vida? ¿Cómo saldré adelante si me falta todo? Con inmensa paciencia me contestó: “Tu, pues hija mía, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús”, 2 Timoteo 2:1

A través de la niebla de la incertidumbre, busqué tu rostro, oh Dios mío y Salvador mío. Y sentí tu mano sobre mi cabeza, dándome una tierna seguridad y diciéndome: “Esfuérzate y sé valiente” Josue 1:6

Señor, ¿cómo puedo ser valiente si tengo tantos retos a los que enfrentarme y no sé cómo? No puedo más, mi fe parece muerta. He llorado tanto, que no tengo fuerzas. Quedamente, me volviste a recordar: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” Josue 1:9

Señor, tú sabes las veces que protesté en mi desesperación y te decía: ¡No es justo lo que me está pasando! Mi corazón estaba lleno de resentimiento y de envidia; más tú, me enseñaste con amor: “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará. Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía. Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo” Salmos 37:4-6,8

¡Padre! ¿Por qué me has probado como a Job? Me has quitado todo y aún lo que más quería y valoraba en la vida.... mis hijas, me rechazan. Aún suenan en mis oídos las palabras de aquel funcionario diciéndome: “¿Cómo, sus hijas no se van con usted? ¡Qué clase de madre habrá sido para que la dejen sola!” Entonces recordé las palabras de Job: “Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. Jehová dió y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito” Job 1:21

¿Qué quieren de mi? ¡No puedo más, Señor, el dolor me mata! Clamé en mi angustia; y Él contestó, como el sol resplandece en un nuevo día: “Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice no temas, yo te ayudo” Isaias 41:13

Me convertí en mujer de dolores, la sonrisa se esfumó de mi rostro; nadie quería estar cerca de mi, por temor a mis lágrimas y mi queja. Sólo tus promesas, oh Dios, me sostuvieron durante los cuatro años de calvario y soledad vividos. Mi madre continuamente me recordaba tu promesa: “Clama a mi, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces” Jeremias 33:3

Por fin, un día caí de rodillas y con tu diestra sobre mi cabeza, te confesé todos mis pecados y de corazón te pedí perdón y te declaré mi miseria e impotencia. Y tú, oh Dios, tuviste misericordia de mi y me levantaste de mi sufrimiento convertida en un pequeño poeta, que encontró la luz de la esperanza, cantando primero a las penas y frustraciones, y luego a la vida; y dándote gracias porque: “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestro pecados y limpiarnos de toda maldad” 1 Juan 1:9

La convicción del perdón y de la restauración de una nueva vida, me dió alas como las águilas, y me elevé a las alturas resucitando de mis cenizas. Me devolviste a mis hijas, alegría de mi vida, y proveíste el techo para cobijarme. Por lo tanto, oh Padre mio, te alabaré y glorificaré mientras viva, porque tu me libraste de la muerte, de las tinieblas y de la amargura. Por eso cantaré: “Cantad salmos a Jehová, porque ha hecho cosas magníficas; sea sabido esto por toda la tierra” Isaias 12:5

Verdaderamente, el Señor es poderoso para librarnos de todo pecado. De todo dolor. De todo fracaso. Él es el único que puede transformar nuestras vidas: de la muerte a la vida, de la desesperanza a la esperanza, de las tinieblas a la luz, Solo tenemos que confiar en Él con todo el corazón: “El día que clamé, me respondiste; me fortaleciste con vigor en mi alma” Salmos 138:3

Él hace milagros, Él puede salvar, Él puede hacer lo imposible, posible; pero todo esto se hace realidad en el tiempo del Señor y según su voluntad; y sobre todo dejando que Dios borre el pasado y nos restaure: “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas” Isaias 43:18

Soy afortunada, porque el Señor me guadó siempre, y aunque estuve herida por un tiempo, mi Padre bendito me sostuvo y cuidó de mi. “Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan” Isaias 58:11

Una cosa importante aprendí a través de la prueba, que sólo el Señor nos capacita para aceptar las pruebas, y nos da la victoria sobre la adversidad; pero sobre todo por su gracia, nos capacita para amar y perdonar. Es un don precioso que debemos buscar: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser....” 1 Corintios 13:4-8

Hoy soy una mujer nueva que camina al encuentro de su Señor, y mientras hago el camino, voy aprendiendo a servirle y a amarle mejor. ¿Fuí una mujer maltratada? Solo Dios sabe la verdad. ¡Hoy, soy feliz! ¡Cristo me salvó para Él!

Despues de haber leido este testimonio, si tu vida es similar y has sufrido algo parecido o situaciones tambien dificiles, sabes que la respuesta esta solo en Jesus, ven a El que te librara, perdonara, satisfara y te llenara de Su presencia y podras brillar con su luz.

DE QUIÉN DEPENDES?




Son seis hermanos, el mayor de ellos inválido. Desde que tuvieron razón de ser, viven bajo la carpa de un circo. Han compartido por igual momentos felices e instantes tristes. Se identifican con la emoción de las gentes cuando el espectáculo llega a una ciudad o polvoriento pueblecito. El acto principal: forman una pirámide humana y caminan sobre la cuerda floja, en una peligrosísima demostración que nadie jamás ha
intentado. Alguien dijo alguna vez que estos artistas centroamericanos son suicidas.

"Caer al vacío significa morir o quedar sometido a la parálisis para siempre, como mi hermano mayor" relató una de las chicas equilibristas a un programa de la cadena de televisión AXN.

Cuando los artistas aparecen en escena, la mayoría de los espectadores se dejan embargar por la tensión, sudan frío y aguantan la respiración. Un paso en falso, un movimiento errado o una distracción, puede costarle la vida a estos cinco hermanos.

Ellos dependen del equilibrio, de la coordinación de los movimientos y de una acertada tensión aplicada a la cuerda sobre la que se desplazan.

Ahora traslada esta imagen gráfica a tu vida personal. Cuando tu caminas por la "cuerda floja" de la vida, en aquellos momentos de crisis personal, emocional o espirituales, difíciles de describir, ¿De quién dependes?, ¿De Dios o de los hombres? Seguramente nuestra respuesta es de Dios.

“Forrest Gump” me enseña una lección

Romanos 8:38-39 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo porvenir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Me parece curioso, las diferentes formas que Dios escoge para hablarnos. A veces lo hace por medio de sus profetas, otras veces lo hace por medio de revelaciones en sueños y a ti; Dios te habla hoy, por medio de esta reflexión. A veces utiliza medios más drásticos como lo que me pasó a mí. Me sentía triste, cargada y un poco insegura como consecuencia de un momento de prueba y en medio de mi búsqueda humana a respuestas; Dios me habló por medio del personaje de Forrest Gump (una película de Hollywood).

Me deleitaba con el papel de inocencia del protagonista; cuando de repente comencé a percatarme de que no había prácticamente ninguna tribulación que el personaje no pudiera conquistar de alguna manera. Más bien, veía lo positivo que pudiera surgir de cada situación precaria. En todo momento, él parecía sólo ver lo bueno. Los chicos del barrio lo obligaban a correr porque lo perseguían con el auto y de no hacerlo, lo hubieran atropellado. El casi parecía mirarlo como una forma de ejercicio, y de hecho, como consecuencia de todo lo que le hicieron correr, uno de esos días; mientras huía, un entrenador de deportes lo vio y lo reclutó para participar como corredor en el equipo de football y ese personaje fue bendecido con una beca universitaria y de hecho, se graduó. Luego, ingresó a las fuerzas armadas. Allí pasó muchas pruebas, pero ninguna que le pudo vencer y derrotar su espíritu luchador y optimista. Si lo hacían caminar horas y horas, lejos de concentrarse en lo mucho que le hacían caminar, él decía que se gozaba de poder disfrutar de la naturaleza. Si le hacían pasar noches interminables afuera en la lluvia, él no miraba su condición de incomodidad y frío --se cubría lo mejor que podía y se entretenía escribiéndole cartas a una amiga de la infancia y así sucesivamente.

Aquel personaje nunca se detuvo a quejarse, ni a mirar la amplitud de sus problemas. Aquel personaje sólo veía que en todo había oportunidad de crecer, madurar y disfrutar mientras aprendía algo nuevo y fortalecía la esencia de quien era. Su mejor amigo le dijo que cuando se jubilaran de las fuerzas armadas, quería que fuese su socio de negocios en su propia embarcación de pescadería. Su amigo murió en el proceso de la guerra, pero él cumplió su palabra y aunque ya su amigo no estaba, el cumplió su parte y compró la embarcación pesquera. Trabajó en eso durante un tiempo, pero sin lograr éxito. Un teniente a quien él le había salvado la vida durante el tiempo de guerra, se fue a trabajar con él y un día, de forma incrédula y sarcástica le dijo que si no veía buenos resultados que por qué no le pedía a Dios que le trajera bendición a su negocio. Y él aceptó el reto, se fue a la iglesia, se activó como cristiano, y comenzó a pedirle a Dios por un milagro y Dios lo bendijo. Entonces, sobrevino una fuerte tempestad, todos los barcos pesqueros perecieron, menos el de aquel personaje. Como consecuencia, toda la industria fue para ellos. Lograron comprar entre ambos, 12 embarcaciones y les suplían a todos los restaurantes y supermercados del estado. Luego lo mandaron a llamar porque su madre agonizaba, se fue de inmediato sin pensarlo dos veces para cuidar de su madre. Nunca regresó a su negocio. Pero su amigo, el teniente, a quien Forrest le había salvado la vida, continuó con el negocio. Y decidió comenzar a comprar acciones y como resultado, ambos se convirtieron en hombres multi millonarios.
Pero ni siquiera el dinero cambió su filosofía de vida. Más bien se concentraba en ayudar a los demás, en superarse a sí mismo, en ver todo lo bueno y positivo, aun cuando era casi imposible ver algo bueno en medio de sus pruebas, nunca se dio por vencido y como consecuencia, Dios le bendijo, se glorificó en su vida de forma extraordinaria. Sirvió de gran inspiración a muchos.

Esta película me puso a pensar mucho y Dios comenzó a hablarme por medio de pasajes bíblicos en mi mente… Jeremías 33: 3 Clama a mí, y yo te responderé y te mostraré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Mateo 7: 7 Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá, porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. Mateo 6: 34 Así que no os angustiéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación. Basta a cada día su propio mal. Isaías 43: 2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás ni la llama arderá en ti. Salmo 121: 7-8 Jehová te guardará de todo mal, él guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.

Colosenses 4: 5 Andad sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo. 2 Timoteo 3: 11 …Persecuciones que he sufrido, mas de todas me ha librado el Señor. 1 Pedro 5: 7 Echad toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros. Apocalipsis 2: 7 Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en medio del paraíso de Dios. 2 Corintios 12: 9 Y me ha dicho el Señor: “Bástate de mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”. Juan 16: 33 En el mundo tendréis aflicción, más confiad, yo he vencido al mundo.

Y de repente, decidí enfocar mis fuerzas en alabar y bendecir el nombre de Dios. Comencé a testificar con mi boca, mi alma y corazón que Dios es ha sido y seguirá siendo el Dios que todo lo puede. Comencé a decirle que aunque mi mente dude, yo no confío con la mente, sino con el corazón. Para el no hay nada imposible, no hay batalla invensible, no existen barreras demasiado altas, no hay problema que pueda resistir o sobrepasar el poder omnipotente de Dios. De repente, el problema me pareció verse más y más pequeño. Comencé a concentrarme en fijar mis pensamientos en todas las victorias que Dios me ha regalado en el pasado. Comencé a recordar las angustias pasadas, que se tornaron en cosa insignificante tras haber visto la mano de Dios una y otra vez, aleluya. No dejes de hacer la parte que te corresponde hacer según la capacidad que Dios te ha dado. Y descansa en Dios mientras se glorifica en los imposibles de tu vida. Por más que parezca tardar su respuesta, confía en Dios y El hará. Confía en su providencia, confía en su omnipotencia, confía que Dios tiene el control de todo.

Amigo y amiga, no te detengas más, no pierdas más tiempo pensando en lo que te aflije. Siempre vamos a tener algún tipo de aflicción porque si Jesús padeció, nosotros no somos mayores que nuestro Señor --claro que vamos a padecer. Todos padecemos. Lo importante es la victoria que hayamos en Cristo. El es nuestro poderoso Gigante. Nos manda a permanecer quietos y a reconocer que El es Dios. ¿Tienes problemas de salud? ¿Tienes problemas de matrimonio? ¿Tienes problemas emocionales, o sicológicos por daños que te hicieron en tu pasado? ¿Tienes problemas de finanzas? ¿Tienes problemas con los vecinos, con algún compañero de trabajo, o con tu familia? ¿Tienes problemas de drogas? Clama a Dios, sube tu alabanza al Dios que te dio la vida. Entrégale la totalidad de tu existencia, y entrégale tus problemas. Ven rendida y rendido a los pies del Maestro y El te ayudará, te consolará, te regalará fuerzas renovadas como las del águila. Recuerda el pasaje central de hoy… ni la muerte ni la vida te podrán separar de Dios. Y aun cuando te falle tu propia fuerza, ofrécele a tu prójimo tu consuelo, tu paz, tu perdón. Ofrécele siempre lo mejor de ti porque Dios que te está mirando, te recompensará de una forma o de otra. Dios traerá bendición a tu vida. ¡Dios es tu única salida! Si no le has entregado a Cristo tu corazón, te invito a que lo hagas hoy mismo. Te invito a que tomes una dirección drástica para tu vida. Clama a Dios por tu salvación y vida eterna porque las pruebas de este mundo son pasajeras, pero la salvación es eterna. No hay salud física, riqueza terrenal, o fama que se pueda comparar con lo que Dios te ofrece. Toma fuerzas, se valiente, y ven a los pies de Jesús. Abrázate a la cruz de Cristo con todas tus fuerzas y rehúsa soltarte por más que arrecien los vientos de prueba y tribulación contra ti. Dios te dará paz aun en medio de tus problemas, mientras se glorifica en ayudarte a resolver lo que para ti parece ser imposible. ¿Qué tienes que perder? Ya lo has intentado todo. ¿Por qué no darle una oportunidad a Aquel que dio su vida por ti aun sin merecerlo? Concéntrate en buscar de Dios y verás como tu vida comienza a cambiar.

Y tú, hombre y mujer de Dios… no temas, Dios está contigo… no temas, Dios no se ha olvidado de ti. No temas, Dios está escuchando cada petición y enjuga toda lágrima. No temas, El es tu poderoso Gigante. No temas, Dios es Alfa y Omega, Principio y Fin. No temas, ya Dios venció al mundo, y por consiguiente, tú también vencerás. No temas, Dios no te dejará en vergüenza y aun cuando no te de justo lo que quieres, siempre te va a dar justo lo que necesitas. Y siempre repite en tu corazón: “Mi Dios me hará justicia”.

¡A Dios sea toda la gloria!

Pensamiento: Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en la tribulación.
Oración: Amado Dios, muchas gracias por cuidarnos, y guiarnos hacia la victoria verdadera. Ayúdanos a seguir adelante, con nuestra mirada erguida hacia arriba, mirándote sólo a ti. Amén.

domingo, 31 de enero de 2010

Cuida tu Pareja




Voy a decir algo que con seguridad va a molestar a muchos, pero que cuando se los explique les va a molestar más, y es que a veces cuidamos más lo que tenemos seguro, que lo inseguro...


Me explico: yo siempre digo, "no cuides tanto a tu familia, cuida a tu pareja" y la gente se sorprende por ello.

— "¿Pero cómo que no voy a cuidar mucho a mi familia? ¡Es mi familia!" —
Y no, tu familia, que es tu familia, está segura, es tu familia, nunca se pierde.

¿Ustedes han oído decir a alguien "por ahí va mi ex hijo, o mi ex padre"?
No, ¿verdad? Pero han oído mucho, "allí va mi ex pareja". Los padres, los hijos, los hermanos y la familia es lo más seguro que se tiene, no hay ex.

Ellos están ahí, y por muchos años que duren sin verse, por mucho tiempo que tarden en escribirse o en hablarse, ellos están siempre ahí.

Usted no puede decir "aquella señora que va pasando por allí fue mi madre por 35 años». Una madre siempre es madre, es segura.

Y es más, les voy a decir otra cosa, de todos los amores, que es tender lazos, de todos los puentes, el amor más débil que existe es el de pareja. En una pareja no hay nada. Por eso hay que darlo todo, para quedarse con algo.

Tener una pareja es como cuidar una flor.
Si una flor no se riega, se muere, y si se riega mucho, también. Hay que ser un artista para cuidar una flor.

Yo no sé cuidar flores, por eso soy cura. Por eso, el amor de padre, de madre y de hijo es como tener un «cují coriano», nadie los riega, pero está ahí.

Eso que llamamos amor eterno se da en papá, en mamá, en un hijo, y en los amigos, que también puede ser un amor eterno. Pero en una pareja es un amor diario, tiene que cuidarse todos los días.

Tengo un hermano en los Estados Unidos que se fue hace más de diez años y duré más de diez años sin hablarle. Nunca le llamé, y puedo decirlo que hasta por descuido. Siempre sabía de él por mamá, y cuando vino por primera vez desde que se había ido, lo fui a buscar al aeropuerto, y cuando nos vimos el abrazo fue tan fuerte que lloramos de emoción. Allí estábamos.

Pero vete de tu pareja diez años a ver qué encuentras. Eso es lo que dice que el amor de pareja es amor de todos los días. Yo puedo hablar con mi mamá cada semana, una vez a la semana, pero si tuviera pareja la estaría llamando a cada momento. Y no es que sea bueno o malo, es que el amor es así.

Por ejemplo, yo comparo el amor de aquellas parejas que por alguna circunstancia del destino tienen un hijo discapacitado. No es que no quieran a los otros, pero ellos están seguros. De aquél tienen que estar más pendientes, porque se puede caer, porque a lo mejor no come solo.

En cambio, los otros están y los quieren igual, y saben que están ahí.

Si tengo una pareja, ese es el amor discapacitado. De ese tengo que estar más pendiente porque necesita más.

El amor de madre es independiente, el amor de pareja es dependiente. Ella depende de mí y yo dependo de ella. Estamos unidos «hasta que la muerte nos separe», pero el amor que nos debemos es como el amor de un hijo discapacitado.

Quien tenga esa hermosa Flor, ya saben lo que tienen que hacer, regarla todos los días para que siempre este fresca y radiante y se mantenga ahí, hasta que Dios decida llevársela de este mundo, y los que no, no dejemos de tener Fe de que Dios nos regalará nuevamente una flor para nuestro Jardín.



Dios siempre llega en el momento Justo

Todos los Domingos por la tarde, después del servicio mañanero en la iglesia, el Pastor y su hijo de 11 años iban al pueblo a repartir volantes a cada persona que veían. Este Domingo en particular, cuando llegó la hora de ir al pueblo a repartir los volantes, el tiempo estaba muy frío y comenzó a lloviznar.


El niño se puso su ropa para el frío y le dijo a su padre,:

OK, papá, estoy listo'.
Su papá, el Pastor, le dijo, 'Listo para qué?'


'Papá, es hora de ir afuera y repartir nuestros volantes.'
El papá respondió, 'Hijo, esta muy frío afuera y está lloviznando.'


El niño miró sorprendido a su padre y le dijo, 'Pero Papá, la gente necesitan saber de Dios aún en los días lluviosos.'
El Papá contestó , 'Hijo yo no voy a ir afuera con este tiempo.'


Con desespero, el niño dijo, 'Papá, puedo ir yo solo? Por favor?
Su padre titubeó por un momento y luego dijo, 'Hijo, tú puedes ir. Aquí tienes los volantes, ten cuidado.'


'Gracias papá!'



Y con esto, el hijo se fue debajo de la lluvia. El niño de 11 años caminó todas las calles del pueblo, repartiendo los volantes a las personas que veía.

Después de 2 horas caminando bajo la lluvia, con frío y su último volante, se detuvo en una esquina y miró a ver si veía a alguien a quien darle el volante, pero las calles estaban totalmente desiertas. Entonces él se viró hacia la primera casa que vio, caminó hasta la puerta del frente, tocó el timbre varias veces y esperó, pero nadie salió.

Finalmente el niño se volteó para irse, pero algo lo detuvo. El niño se volteó nuevamente hacia la puerta y comenzó a tocar el timbre y a golpear la puerta fuertemente con los nudillos. Él seguía esperando, algo lo aguantaba ahí frente a la puerta. Tocó nuevamente el timbre y esta vez la puerta se abrió suavemente.



Salió una señora con una mirada muy triste y suavemente le preguntó:

'Qué puedo hacer por ti, hijo.'
Con unos ojos radiantes y una sonrisa que le cortaba las palabras, el niño dijo,:
'Señora, lo siento si la molesté, pero sólo quiero decirle que ....*DIOS REALMENTE LA AMA * y vine para darle mi último volante, que habla sobre DIOS y SU GRAN AMOR.


El niño le dio el volante y se fue.
Ella solo dijo:
'GRACIAS, HIJO, y que DIOS te bendiga.'

Bien, el siguiente domingo por la mañana el pastor estaba en el púlpito y cuando comenzó el servicio preguntó:


'Alguien tiene un testimonio ó algo que quiera compartir?.


Suavemente, en la fila de atrás de la iglesia, una señora mayor se puso de pie. Cuando empezó a hablar, una mirada radiante y gloriosa brotaba de sus ojos:


'Nadie en esta iglesia me conoce. Nunca había estado aquí, incluso todavía el domingo pasado no era Cristiana.

Mi esposo murió hace un tiempo atrás dejándome totalmente sola en este mundo. El domingo pasado fue un dia particularmente frío y lluvioso, y también lo fue en mi corazón; ese día llegué al final del camino, ya que no tenía esperanza alguna ni ganas de vivir.

Entonces tomé una silla y una soga y subí hasta el ático de mi casa. Amarré y aseguré bien un extremo de la soga a las vigas del techo; entonces me subí a la silla y puse el otro extremo de la soga alrededor de mi cuello.

Parada en la silla, tan sola y con el corazón destrozado, estaba a punto de tirarme cuando de repente escuché el sonido fuerte del timbre de la puerta.

Entonces pensé, 'Esperaré un minuto y quien quiera que sea se irá'.
Yo esperé y esperé, pero el timbre de la puerta cada vez era más insistente, y luego la persona comenzó a golpear la puerta con fuerza.

Entonces me pregunté, QUIEN PODRÁ SER?

Jamás nadie toca mi puerta ni vienen a verme!

Solté la soga de mi cuello y fui hasta la puerta, mientras el timbre seguía sonando cada vez con mayor insistencia.

Cuando abrí la puerta no podía creer lo que veían mis ojos, frente a mi puerta estaba el más radiante y angelical niño que jamás había visto.

Su sonrisa, ohhh, nunca podré describirla! Las palabras que salieron de su boca hicieron que mi corazón, muerto hace tanto tiempo, volviera a la vida, cuando dijo con voz de querubín: 'SEÑORA , sólo quiero decirle que DIOS realmente la ama.'

'Cuando el pequeño ángel desapareció entre el frío y la lluvia , cerré mi puerta y leí cada palabra del volante.

Entonces fui al ático para quitar la silla y la soga.

Ya no las necesitaría más. Como ven . . .ahora soy una hija feliz del REY.

Como la dirección de la iglesia estaba en la parte de atrás del volante, yo vine personalmente decirle GRACIAS a ese pequeño ÁNGEL DE DIOS que llegó justo a tiempo y, de hecho, a rescatar mi vida de una eternidad en el infierno.'



Todos lloraban en la iglesia.

El Pastor bajó del pulpito hasta la primera banca del frente, donde estaba sentado el pequeño ángel; tomó a su hijo en sus brazos y lloró incontrolablemente.

Probablemente la iglesia no volvió a tener un momento más glorioso.

Dios bendiga tus ojos por leer este mensaje.

No permitas que este mensaje muera de frío; después de leerlo, pásalo a otros.
Recuerda, el mensaje de DIOS puede hacer una gran diferencia en la vida de alguien cerca de ti.

POR FAVOR LEER CON FE Esta es una oración impresionante. Créelo y serás bendecido.

Lucas 18,27:

"el les dijo:

lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios".

El problema con muchos de nosotros es que no creemos que Dios abrirá una ventana y derramara bendiciones que no tendremos lugar para recibirlas.

Reto a cualquier persona a tratar a Dios.

Él es fiel a su palabra.

Dios no puede mentir y sus promesas son seguras.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Debemos darnos completamente al Señor


1 Corintios 6:19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? (20) Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo.

--------------------------------------

Nuestro Señor dio Su vida por nosotros como rescate, adquiriéndonos así de nuevo. El Señor nos compró y nos redimió; por eso voluntariamente le cedemos nuestra libertad. Ya no nos pertenecemos; somos Suyos y debemos glorificar a Dios en nuestros cuerpos. El Señor nos compró por un precio, y ese precio es la sangre que Él derramó en la cruz.

Así que le pertenecemos al Señor porque Él adquirió ese derecho sobre nosotros.

Tenemos que tener claro que fuimos comprados por el Señor. El Señor nos compró pagando un precio muy alto. Él no nos compró ni con oro ni con plata sino con Su propia sangre. En esto vemos tanto Su gran amor como Su derecho sobre nosotros.

Servimos al Señor porque Él nos ama y lo seguimos porque Él tiene un derecho sobre nosotros. Este amor y este derecho obtenido en la redención nos constriñen a darnos al Señor. Por lo tanto, la consagración se basa en Su derecho y Su amor. Este es un derecho legal y va más allá del amor humano. Es por eso que nos consagramos a Él

Practicar la presencia de Dios.

Practicar la presencia de Dios.


Porque David dice de él: «Veía al Señor siempre delante de mí. Porque está a mi diestra no seré conmovido».
Hechos 2:25


La verdadera prueba del carácter y de la vida espiritual de una persona no es lo que hace en los momentos extraordinarios de la vida, sino lo que hace en el diario devenir de su vida, cuando nada grande o emocionante sucede.

En el siglo XVI existió un monje a quien llamaban hermano Lawrence. Este monje expresó una gran verdad que debe ser aceptada y practicada por cada uno de los cristianos del siglo XXI. Afirmó: «Para mí el tiempo de actividad no es diferente del tiempo de oración. El bullicio y las presiones de la vida diaria no me hacen perder el sentido de la presencia de Dios ni la paz y tranquilidad que él me da».

Como se puede ver, Lawrence no sentía urgencia por retirarse en soledad para encontrarse con Dios, para adorarlo y tener comunión y compañerismo. Se encontraba con él en toda actividad que realizaba. Esta es la clase de vida que Jesús desea para cada uno de sus seguidores.

La Biblia habla de varios hombres que practicaron la presencia de Dios. El primero que menciona es Enoc, de quien se dice que caminó con Dios. También tenemos el caso de José, del cual se dice que el Señor estaba con él en cuanto hacía. Podríamos mencionar también a Moisés, que se sostuvo como viendo al invisible. De Eliseo se dijo que vivía como en la presencia de Dios. El apóstol Pablo, por su parte, puso los ojos en Jesús, el Autor y Consumador de la fe.

¿Qué significa en nuestros tiempos practicar la presencia de Dios diariamente? ¿Cómo podemos practicar la presencia de Dios? Para nosotros significa que hablamos con nuestro Padre celestial constantemente acerca de las actividades, las reuniones, los quehaceres, las frustraciones y las alegrías de nuestro diario vivir. Significa orar acerca de las cosas según van surgiendo cada día. Significa que, cuando nos detenemos frente a la luz roja de un semáforo, oramos por aquellas personas, necesidades y amigos, que Dios trae a nuestra mente. Significa entonar un cántico de alabanza al Creador, mientras estamos en un atasco al viajar a nuestro trabajo, o al regresar a nuestro hogar.

Este día aprovecha todo momento para estar en contacto con el Señor. Cualquiera sea el lugar donde te encuentres o la actividad que realices, no lo pierdas de vista. Como el profeta Eliseo, vive siempre, actúa y habla como en la presencia de Dios. Siente que el Señor está a tu diestra y que nada ni nadie hará que lo olvides.


Juan O. Perla

La Pasión de Dios

La Pasión de Dios

Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí.
Jonás 1:2

Mientras esperábamos en el cementerio la llegada del auto de la funeraria con los restos de un prominente joven profesional de la iglesia, que había sido asesinado. Me acerqué para expresar mis condolencias a su apesadumbrado padre, quien expresaba en su rostro nítidamente lo que es la tristeza. Su corazón herido hasta lo más profundo experimentaba el dolor más indescriptible. Este angustiado padre, quien había perdido al hijo de sus sueños, me expresó las palabras más difíciles de entender que jamás había escuchado. Hasta el día de hoy repercuten en mis oídos y todavía me pregunto cómo es posible que un ser humano pueda hablar de esa manera, cómo es posible que un hombre, la vida de cuyo hijo ha sido segada con crueldad y sadismo, pueda albergar tales sentimientos. Esto fue lo que me dijo: «Pastor, Dios permita que estos hombres, que me han causado este terrible daño, tengan la oportunidad de conocer a Jesús y se arrepientan, para que no vengan a juicio de condenación y puedan ser salvos. Me gustaría verlos en el cielo juntamente con mi hijo».

Mas confundido de lo que yo me sentí se quedó Jonás cuando escuchó este mandato divino: «Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad y pregona contra ella» (Jon. 1:2). ¿Cómo es posible? ¿Dios buscando un predicador para que vaya a Nínive a predicar de manera urgente y elocuente para evitar que esa ciudad fuera destruida? Es difícil que nos hagamos una idea del impacto del mandato divino, a no ser que sepamos quiénes eran los asirios, habitantes de Nínive.

Los asirios eran un pueblo feroz y sanguinario. Deseaban conquistar todo el mundo. Hacían guerra de ciudad en ciudad y permanecían todo el tiempo que fuera necesario hasta que la ciudad caía. Cuando finalmente tomaban la ciudad, empalaban a sus gobernantes y cortaban suficientes cabezas como para formar con ellas una pirámide, que ubicaban ante los muros de la siguiente ciudad para anunciarle el fin que le esperaba. Que Dios evitara destruir a gente así dejaba estupefactos a los israelitas, pues también a Israel quería destruir Asiría.

El amor de Dios es tan profundo que ninguno de nosotros puede alcanzar a entenderlo. No es solo para los que buscan a Dios. Es también para los que están lejos de él. Nunca entenderemos cuánto nos ama Dios hasta que entendamos cuánto amaba a los asirios. Nunca entenderemos por qué tenemos que ir en misión a alcanzar a personas indeseables hasta que entendamos el apasionado amor de Dios.


Juan O. Perla

Unos minutos al día para conversar con Dios‏




En esta semana me voy a hacer el propósito de separar un día para descansar y dedicar tiempo para estar con Dios y con mi familia.

Cuando la carga se hace muy pesada para seguir

“Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y os haré descansar” Mateo 11:28.

Los submarinos de la segunda guerra mundial estaban hechos de tal manera, que tenían que salir a la superficie cada cierto número de horas a cargar sus baterías. Esto los exponía a peligros, pero la opción de no hacerlo también.

A veces no queremos abandonar nuestras muchas ocupaciones, porque pensamos que las empresas y deberes correrían peligro de no recibir nuestra atención. ¿Nos hemos puesto a pensar en el peligro que representa llegar a cansarnos al grado de enfermarnos? Entonces el peligro sería doble. ¿Cuál de las dos opciones sería menos grave? ¡Las dos son peligrosas!

Dios ordena en la Biblia que descansemos de nuestras labores un día a la semana. En esta ocasión como en cualquiera otra, cuando desobedecemos a Dios, pagamos las consecuencias de nuestra desobediencia.

En esta semana me voy a hacer el propósito de separar un día para descansar y dedicar tiempo para estar con Dios y con mi familia.

El buen compañero de equipo hace lo que sabe hacer

“¿Andan dos hombres juntos si no se han puesto de acuerdo?” Amós 3:3.

En una ocasión en un barco, el capitán y el jefe de máquinas discutían acerca de cuál de los dos era más necesario. Decidieron resolver el asunto intercambiando sus puestos. El capitán trabajaría en el cuarto de las máquinas y el maquinista en el puente. Al poco rato desde el cuarto de máquinas el capitán protestó porque éstas se estaban recalentando, perdiendo fuerzas y parecía que no iban a ninguna parte, a lo que respondió el maquinista desde el puente que era lógico ya que estaban encallados en tres metros de arena.

Los proyectos mientras mayores y complicados, requieren la ayuda de más personas, sin embargo, no hay peor cosa que encontrarse con alguien que quiera hacer el trabajo que no sabe ni le corresponde. Cuando esto sucede, todo se complica. La idea del equipo no es sobresalir sino cooperar unos con otros.

Señor ayúdame hoy a poder trabajar en equipo y tener éxito en lo que haga.

Cuando estoy en un callejón sin salida, me pregunto: ¿Esta senda pertenecerá al mapa de Dios?

“El Señor es mi pastor, nada me faltará; en lugares de verdes pastos me hace descansar” Salmo 23:1:2

¿Sabes por qué a veces el Señor nos obliga a detenernos? Porque no sabemos descansar. Siempre estamos haciendo algo. No actuamos con sensatez, por eso nos compara con ovejas, que mientras comen, caminan y pueden caerse por un despeñadero porque no levantan la cabeza para ver por dónde van.

De igual forma, entramos en la carrera desenfrenada del trabajo, y en ocasiones, Dios nos detiene, porque si seguimos así, podríamos caer por uno de los tantos despeñaderos que se encuentran a lo largo del camino de la vida.

¿Cuántas de nosotras estamos descansando hoy en contra de nuestra voluntad? Queremos ver cumplidos nuestros sueños, ilusiones, promesas no cumplidas... y, sin embargo, nos sentimos estancadas.

Tomemos esta oportunidad que tenemos para descansar, para considerar las cosas a nuestro alrededor y buscar la dirección divina. Así al volver a levantarnos y continuar nuestro camino, iremos seguras hacia una dirección y meta definidas.

Deseo ser el amigo que presta su oído y ofrece una palabra de aliento.

“El ungüento y el perfume alegran el corazón, y dulce para su amigo es el consejo del hombre” Proverbios 27:9.

Cuando María recibió el anuncio de que sería madre por obra y gracia del Espíritu Santo, ella se convirtió en una mujer que comenzó a vivir momentos de milagros. No todo el mundo comprende un momento de milagros. Muchos en su pueblo llamarían a aquel acontecer, un momento de desgracia, de vergüenza, de deshonra. María necesitaba una amiga que la comprendiera y se fue por tres meses a casa de Elisabet, su prima.

Sin saberlo María, Zacarías y Elisabet también estaban viviendo momentos de milagros. Ellas podían hablar el mismo idioma, ambas tenían fe para comprender sus experiencias. Por ello Dios unió a María y a Elisabet para que compartieran sus sentimientos y se animasen y alentasen una a otra, mientras Él preparaba a José para que se uniese a María en su vida de milagros.

Es posible que hoy no encontremos amistades con experiencias tan extraordinarias, pero sí podemos ser para nuestros amigos, esa persona que siempre está dispuesta a escuchar con paciencia y a ofrecer una palabra de aliento.

¡Yo quiero ser una de esas!

jueves, 8 de octubre de 2009

ASUNTO DE FE


DEVOCIONAL

ASUNTO DE FE


Desesperado por conquistar el Aconcagua inició su travesía, después de años de preparación, pero quería la gloria para él solo, así que subió sin compañeros.

Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo, decidido a llegar a la cima, le oscureció. La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente nada, todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes.

Subiendo por un acantilado, a sólo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires... caía a una velocidad vertiginosa, sólo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.

Seguía cayendo... y en esos angustiantes momentos, le pasaron por su mente todos sus gratos y no tan gratos momentos de la vida, él pensaba que iba a morir, sin embargo, de repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos... Y es que, como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó más que gritar: "Ayúdame Dios mío..." De repente una voz grave y profunda de los cielos le contestó: ¿Qué quieres que haga? Sálvame Dios mío ¿Realmente crees que te pueda salvar? Por supuesto Señor Entonces, suelta la cuerda que te sostiene... Hubo un momento de silencio y quietud.

El hombre se aferró más a la cuerda sin hacer caso a esa locura...
Cuenta el equipo de rescate que al día siguiente encontró colgado al alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza, con las manos, a una cuerda... A dos metros del suelo... ¿Y tu por qué no sueltas tu cuerda?

Recuerda: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios...” Hebreos 11:6 Hoy ten fe que Dios suplirá tu necesidad económica, de salud, de Él mismo.

ORACIÓN:

Padre, tengo fe que Usted suplirás mi necesidad en este día...

AGRADECE A DIOS Y NO TE QUEJES


DEVOCIONAL

AGRADECE A DIOS Y NO TE QUEJES


Hay personas nocivas para nuestra salud, aquellas que se quejan de todo, si llueve, se quejan; si hay sol, también. En vez de agradecer a Dios por la vida, su salud, su trabajo. Aprenda a ser agradecido a Dios.

“Entren por sus puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su nombre”. Salmos 100:4

Supe acerca de un hombre que viajaba en un autobús. De pronto, observó a una hermosa jovencita de ojos claros y cabello rubio. La contempló por varios minutos y se lamentó por no poseer la misma belleza física. Minutos después la joven bajó del autobús con suma dificultad, le faltaba una pierna. Sin embargo, ella sonreía.

Luego el hombre compró el periódico a un simpático muchachito que estaba sentado en una esquina de la ciudad. Le impactó su sonrisa y su trato cortés. A la hora de pagar, el hombre se dio cuenta que el muchachito era ciego.

Más tarde, el hombre encontró a una niña que lloraba sin consuelo en una banca. Le preguntó. “¿Porque lloras?” Al no recibir respuesta, comprendió que la niña era sorda.

Al anochecer, aquel hombre se arrodilló junto a su cama y oró diciendo:
“¡Dios perdona todas mis quejas y lamentaciones! Gracias Señor por mis piernas, mis ojos y mis oídos. Gracias a ti Señor, puedo caminar, ver y escuchar.

Apreciado amiga(o) deja a un lado las quejas y lamentaciones. Mire el dolor ajeno. Pero, por sobre todas las cosas, dé las gracias a Dios por todo lo que tiene. La Biblia dice: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros...” 1 Tesalonicenses 5:18

Ahora, ore al Señor, dele gracias por la vida eterna que tiene, comparta esa fe, y consuele a los discapacitados.

Agradezca a Dios por este Ministerio que edifica su vida.

ORACIÓN:

Padre, gracias por darme vida, que la use para servirte...

sábado, 12 de septiembre de 2009

La Verdadera Belleza





LA CLÍNICA PARA EL ALMA



Hace algunos días pensaba en que deberían existir clínicas para el alma. Así como nos preocupamos por la salud de nuestros cuerpos, deberíamos preocuparnos por analizar y explorar dentro de cada uno de nosotros qué cosas necesitamos para ir mejorando y transformando nuestras vidas.
Vamos al beauty (salón de belleza) a embellecernos el cabello, las uñas, la cara. Los gimnasios están llenos de gente que quiere mantenerse en forma. Tratamos de cuidar nuestra dieta para tener una calidad de vida superior. Sin embargo muchas personas no enriquecen su intelecto. No cuidan lo que entra por sus ojos, lo que escuchan por sus oídos.
Debemos escudriñarnos para ver si encontramos algo que nos esté afectando en nuestras vidas como creyentes y en nuestra forma de conducirnos por la vida. No escucho a nadie decir: "voy hoy para la clínica a desintoxicarme del odio, las envidias, los chismes, la depresión, el negativismo".
Tenemos que buscar ser tan lindos por dentro, como procuramos serlo por fuera. Y el camino que nos conduce a esa búsqueda profunda, se encuentra en una vida devocional con el Señor. Continuamente él nos limpia, nos purifica, nos baña en su gracia y perdón, nos perfuma con su amor y su Espíritu Santo hace que podamos percatarnos cuando necesitamos ajustes.
El maquillaje de Dios cubre nuestras imperfecciones y nos hace dignos de allegarnos ante su presencia y purificarnos de nuestros pecados. No importa cómo te sientas hoy, Dios puede hacer una obra increíble en tu ser, alma, corazón y sentimientos. El puede hacer que pierdas el peso del pecado. El puede vestirte que la ropa más elegante y moderna, esa que nunca pasa de moda y puede diseñarte con los frutos de su Santo Espíritu para que cuando desfiles por la pasarela del mundo, los que te ven se deslumbren y quieran parecerse a tí porque tú a su vez te pareces a él.

AL BORDE DEL DESMAYO



AL BORDE DEL DESMAYO


" Hubiera yo desmayado, si no creyese que vere la bondad de Jehova, en la tierra de los vivientes"

( Salmos 27: 13 )


Cuando el golpe esta dado, solamente queda recibir las consecuencias.

Cuando la debilidad llega, no hay nada por hacer, lo que viene es la caida.

y cuando el golpe, la debilidad y la caida se juntan en nuestras vidas, nos parece que ya no hay nada por hacer, nada que nos pueda levantar, y ningun consuelo que venga en nuestro auxilio.

Los vientos invisibles generados por los demonios, nos murmuraran que somos un defecto de la naturaleza, un error humano, una fotocopia palida de cristianos, o simplemente unos descalificados que no tenemos oportunidad a disfrutar de los beneficios de la fe y del reino de Dios.

Cuando el ataque ha caido con todo su poder, y las huestes de maldad con toda su inteligencia, han conspirado contra nuestra felicidad, habiendo dado en el blanco, con todas las emboscadas planeadas, que poco a poco nos fueron acorralando, corremos peligro de murmurar, porque el corazon se pondra triste, y el alma ardera de fiebre.

Aun con toda la debilidad en la vida entera, con tu vision borrosa, aun tienes oportunidad, aun eres hijo de Dios.

Ya no luches con tus fuerzas, sabes que no tienes ninguna, ahora es tiempo de depositarte en las manos de Dios, ahora es el tiempo para que El te demuestre su poder.

Confiesale que te sientes muy debil, muy empobrecido, muy abandonado, descalificado y objeto de burlas.

Dile que ya no puedes mas, que te sientes al nivel de los que ya no tienen vida, que envidias a las plantas y aun a las bestias del campo, porque ellas no tienen que ir a trabajar para alimentarse.

Cuentale a Dios todo lo que sufres, llora todo lo que puedas , hasta que tu espiritu encuentre la paz en Dios.

Por un momento deja de pensar en la cadena de problemas en los que te encuentras, y confirmaras la forma milagrosa en la que Dios, comenzara a levantarte; sentiras que tus propias raices cobran vida, las ojeras comenzaran a desaparecer; tu cuerpo tendra el color de un ser humano fuerte y todo lo que has sembrado florecera milagrosamente.

Luego sentiras deseos de vivir, los espiritus de muerte huiran de ti, y podras decir, asi como lo dijo David :

" Hubiera yo desmayado, si no creyese que vere la bondad de Jehova, en la tierra de los vivientes"

(Salmos 27: 13)


Oracion:

Padre Santo, gracias amado Dios porque siempre nos escuchas.

Ten misericordia de nosotros y ven a fortalecernos.

Ven amado Dios, y levanta al que esta debil, llenalo de tu amor y de tu poder. Sabemos que puedes hacerlo por amor a tu nombre, porque tu pueblo sufre mucho amado Dios. Y en los tiempos finales, los ataques se han aumentado y solamente tu, Dios nuestro, nos puede rescatar y darnos vida enmedio de un mundo de muerte.

En el nombre de Cristo Jesus

Amen

y

Amen.

martes, 1 de septiembre de 2009

Un Café y Una Sonrisa

Una breve historia que nos permite comprender que la felicidad no es una estación de llegada, sino un modo de viajar...
...Soy madre de tres hijos de 14, 12 y 3 años, y recientemente terminé mi carrera universitaria.
La última clase que tomé fue Sociología. La maestra estaba muy inspirada con las cualidades que yo deseaba ver, con las cuales cada ser humano había sido agraciado.
Su último proyecto fue titulado "SONRÍE". Pidió a la clase que saliera y le sonriera a tres personas y documentaran sus reacciones.
Yo soy una persona muy amistosa y siempre sonrío a todos y digo "hola", así es que pensé que esto sería "pan comido", literalmente.
Tan pronto nos fue asignado el proyecto, mi esposo, mi hijo pequeño y yo fuimos a McDonald"s una fría mañana de Marzo, era la manera de compartir un tiempo de juego con nuestro hijo.
Estábamos formados esperando ser atendidos, cuando de repente todos se hicieron para atrás, incluso mi esposo. Yo no me moví ni una pulgada y un abrumador sentimiento de pánico me envolvió cuando di vuelta para ver qué pasaba.
Cuando giré percibí un horrible olor a "cuerpo sucio" y junto a mí, vi que estaban parados dos hombres pobres; cuando miré al pequeño hombre que estaba cerca de mí, él sonreía, sus hermosos ojos azul cielo estaban llenos de la luz de Dios buscando aceptación.
Dijo "Buen día", mientras contaba las pocas monedas que traía. El segundo hombre manoteaba junto a su amigo -creo que era retrasado mental- y el hombre de ojos azules era su salvación.
Contuve las lágrimas. La joven despachadora le pregunto qué quería y él dijo: "Café; es todo, señorita" porque era para lo único que tenían, ya que si querían sentarse en el restaurante para calentarse un poco, tenían que consumir algo.
Entonces, realmente lo sentí, el impulso fue muy grande, casi alcanzo al pequeño hombre para abrazarlo, fue entonces que sentí todas las miradas en mí, juzgando mi acción.
Sonreí y le pedí a la joven despachadora que me diera dos desayunos más en bandeja separada y caminé hacia la mesa donde estaban los dos hombres sentados, puse la bandeja en su mesa y mi mano sobre la mano fría del pequeño hombre; él me miró con lágrimas en los ojos y dijo "¡Gracias!".
Me incliné dando palmaditas en su mano y le dije "No lo hice por ustedes, DIOS está aquí actuando a través de mí para darles esperanza".
Comencé a llorar mientras caminaba para reunirme con mi esposo e hijo. Cuando me senté, mi marido sonrió y dijo "Es por eso que DIOS te dio para mí, cariño, para darme esperanza".
Nos tomamos de las manos por un momento y en ese instante supimos la Gracia con la que fuimos bendecidos para ser capaces de dar.
Regresé a la universidad durante la última clase nocturna, con esta historia en mano. Entregué mi proyecto y la instructora lo leyó, entonces me miró y preguntó "¿Puedo compartir esto?"... yo asentí lentamente mientras ella pedía la atención de la clase. Comenzó a leer y me di cuenta que nosotros, como seres humanos y siendo parte de Dios, compartimos esta necesidad para sanar a la gente y ser sanados. A mi manera, se lo hice sentir a la gente en McDonald"s, a mi esposo, hijo, a la maestra y a cada alma en el salón de clases, esa última noche como estudiante.
Me gradué con una de las lecciones mas grandes que jamás hubiera aprendido: ACEPTACIÓN INCONDICIONAL.